septiembre 2018
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Entradas recientes

Escucha Activa

¿Para qué sirve la escucha activa?

 

La escucha activa es una forma de prestar atención que te permite conseguir más información, profundizar puntos de vista y trabajar con otras personas desde la comprensión.

La escucha activa se llama así porque requiere un esfuerzo consciente. Se trata de conseguir que el interlocutor sienta libertad para expresarse y vea que lo entiendes. Por eso debes centrar tu atención no sólo en lo que dice sino en lo que siente. Aquí no se trata de lanzar interjecciones para simular que estás atento. La escucha activa implica que le dedique a alguien toda tu atención y que además le dejes claro que se la estás dedicando. Cuando el interlocutor se descubre escuchado, se siente libre para seguir hablando, y comienza a dar cada vez más información relevante.

 

La escucha activa bien utilizada genera confianza, cercanía y seguridad. Y esto es un arma imprescindible para convertirte en mejor comunicador.

 

Cuando tengas práctica en la escucha activa, descubrirás que tu cliente empieza a encontrar la solución a sus problemas sin que tú hagas nada, excepto escuchar. En cierta medida, la escucha activa es sanadora. El que escucha se vuelve un catalizador y el escuchado organiza sus emociones y se sienta más seguro para tomar decisiones. Piensa que la duda es el principal obstáculo para tomar decisiones; con la escucha, las dudas empiezan a disiparse.

 

La escucha activa es un esfuerzo y por eso no la aplicamos en la vida cotidiana si no de manera consciente. Podríamos decir que no estamos diseñados para escuchar activamente de manera natural y que esta habilidad la tenemos que desarrollar. Estamos programados para hablar de nosotros. En general, en el acto de comunicación preferimos hablar, más que escuchar. Cuando hablamos de nosotros mismos se activan áreas del cerebro relacionadas con el placer.

Desde pequeños estamos intentando que nuestros padres nos vean, nos escuchen.

 

Nunca debes confundir la escucha activa con una serie estrategias para que la otra persona crea que estás escuchando.